jueves, diciembre 24, 2009

Una reflexión de Navidad


 Cada año que celebramos la Navidad, para bien o para mal, nos refugiarnos con toda la familia… El mundo sigue con su carrera loca….. Hacia…. 
No sabemos donde.
Estamos quizás un poco más antiguos y con nuestros nietos encontramos el premio de tantos años sobre esta tierra….
Olvidamos siempre un poco la verdadera razón por la cual nos reunimos al calor del amor familiar, y es también porque el monstruo que gira alrededor de nuestros hogares, llevando su carga de guerra, contaminación codicia y exterminio nos atemoriza y obnubila…..
Este año que ha pasado escuchamos los cinismos a que nos tienen acostumbrados los políticos embajadores del mundo y de nuestro vecindario…
Asistimos a más despojos y crecimiento desmedido en aras de un progreso con piernas de barro, compañías superpoderosas explotando indiscriminadamente el medio ambiente y la configuración de nuestro delicado planeta, afectándonos en forma irreversible…….
Fuimos impotentes testigos de la reunión sobre el clima y aquellos que deberían salvarlo, se pusieron de espaldas a toda solución posible…. 
El poder de las grandes empresas es el que manda….  
Se lucha nada mas por el [sic] “ahora”…. 
El “después” será la desagradable compensación de las generaciones futuras… devastación y aridez, orfandad de sentido común… .
La descarnada imagen de la guerra, figura que debería extinguirse antes que muchas especies que pueblan nuestro bendito y único lugar de vida, extiende muros hasta donde nos permite la vista y mucho más allá. Berlín no nos enseño nada, excepto a perfeccionar esos muros….. Muros que han aumentado su altura, modernizado su vigilancia y que también han construido dentro de nosotros mismos un corazón endurecido..

Vista pesimista de la vida actual, aunque real…..
Pero les aseguro que me quedo corto……

Sin embargo la esperanza puede surgir de un suceso tan simple como lo es el nacimiento de un niño….  
El gran futuro de este mundo se encuentra en sus inexpertas manos,
Es curioso como funciona …..
Empieza con un pensamiento y tiene tanto poder que puede transformar el universo en que vivimos, es una limpieza que empieza desde adentro, que ablanda los corazones, derriba los muros, sopla la contaminación lejos de la vida y demuele la codicia.
Este 25 de Diciembre conmemoramos el nacimiento de Cristo, dio su vida para que el hombre viva, no es poco, recordémoslo, y también recordemos a todos esos grandes hombres que tuvieron el valor de expresar sus pensamientos y ganaron vida eterna a partir de nuestros corazones……
Coronemos esta ocasión con el sincero deseo de expresar nuestros pensamientos para el progreso de la humanidad empezando por el amor de nuestra familia, será el único muro que nos protegerá siempre…… ¡Felices Fiestas para todos!


Pantalla completa



2 comentarios:

medianoche dijo...

!!FELICIDADES JOSÉ, Y FELIZ AÑO NUEVO.

BESOS

Jose Angel Lopez Barrios dijo...

Gracias que la pases bien....