miércoles, mayo 13, 2009

Tacumbu hacinamiento peligroso


Cerca de la ciudad de La Plata en Argentina esta la cárcel de Olmos, una antigua prisión húmeda y anacrónica….. Las prisiones en general suelen ser, mas tarde o mas temprano un deposito de seres humanos en estado larvario, solo que a diferencia del gusano pueden metamorfosearse en algo bello o quizás monstruoso dependiendo de su propia adaptación y criterio, ya que no existen programas definidos y concretos de reinserción en el medio social y es mas probable que se conviertan en monstruos o perfeccionen su delincuencia con otros desalmados sin remedio.

Dicen que si uno esta en los alrededores puede escuchar el peculiar sonido de las piezas de acrílico marfil izado de los cientos de jugadores de domino que pasan sus largas horas de encierro entrechocando sus chances de juego.

Existen varias formas de comunicación entre los presos, a diferencia del hombre común y corriente, el preso tiene muchas horas para desarrollar su ingenio… el mas acabado es el lenguaje de los sordomudos en el cual se utilizan las manos para comunicarse, los mas duchos pueden hacerlo con las manos esposadas a la espalda y con mas eficiencia que con un aparato de radiocomunicaciones, ya que con el simple contacto visual o sacando solamente la mano por un hueco pueden mantener una fluida conversación hasta la distancia visible…

Luego esta el envío de paquetes que se instrumenta a partir de un elemento que por lo general es una pila con un cable muy fino y resistente arrollado alrededor del cuerpo de la batería para arrojarla con la inclinación adecuada para desenrollar sin resistencia la improvisada plomada como si de pesca se tratara… a distancias que la potencia del brazo o la altura predominante determinan… para izar luego el paquetito con drogas, el teléfono celular o simples comunicaciones escritas de algún familiar….

Después de toda la mecánica de la comunicación y la recepción de envíos “aéreos” predomina la cuestión del estatus carcelario, dentro de las prisiones los reos y los primerizos no son tratados de la misma forma y dependiendo del carácter de su delito e inteligencia o poder económico es la que determina su estrato social y confort de estadía….

Los guardia carceles merecen un capitulo aparte, pues tienen que convivir con las arduas normas interiores y pasar la mayor parte de su tiempo en una condición tan rigurosa como la del mismo interno…. O sea, también están presos.. Y obligados a mantener su moralidad aun a pesar de un salario bajo o la tentación de hacer un dinero extra con las necesidades de quienes están presos…… a través del tiempo los mecanismos de corrupción se vuelven más sólidos y provocan la brecha para los motines y las fugas….

La penitenciaria de Tacumbu en Paraguay es un modelo de lo que no se debe hacer, ante un creciente problema de delincuencia a control remoto instrumentada bajo las barbas del gobierno y de las mismas autoridades carcelarias, las extorsiones, robos de autos, comunicaciones fraudulentas por celular estafando a la población con imaginarios premios, siguen creciendo incesantemente…..

Tiene sus razones…. (No sus excusas) pero en un lugar construido para 1.000 presos de capacidad máxima a reventar…. Hay ya 3.000…. (Seguramente que 2.000 duermen en el suelo) ….. En el patio de recreo, que es una cancha de básquet, la visión es dantesca y no tiene nada que envidiar a las mazmorras turcas mostradas con crudeza en la producción fílmica “Expreso de Medianoche”…. El hacinamiento jamás permitirá jugar un partido de básquet…… Los presos según status se ubican en la periferia de la cancha y la “gilada” en el medio….
Los privilegiados acceden a los talleres y también a otra tónica estratificada socialmente condimentada con la corrupción y “omerta” (hermandad del silencio en Sicilia) de la cual no se salva nadie…
Las causas tienen un desarrollo lento y angustiante, especialmente para quienes están injustamente detenidos.. De los 3.000 aproximadamente 700 tienen condena firme o resolución de sus juicios…. Como para que el lector tenga una idea si apilamos los legajos de la población carcelaria en trámite cubriríamos por lo menos 300 metros de expedientes, fotos, declaraciones, contradeclaraciones, etc.
Juan Ismael Ojeda fue detenido en el año 2005 por la comisaría de Lambaré, tenía un toco de marihuana, presumiblemente para su consumo personal, el hombre contaba con 25 años y llevaba 3 años preso cuando las nuevas autoridades de la penitenciaria se percataron de que no tenia proceso judicial alguno….

Pronto…. La cárcel de Tacumbu en Paraguay, reventara… cuando eso suceda…. ¿se tomaran las previsiones que deberían tomarse ahora??

1 comentario:

medianoche dijo...

Es todo un verdadero desastre, las políticas carcelarias son tan corruptas, como la política a la que nos tiene acostumbrados nuestros gobernantes.

Besos