viernes, mayo 15, 2009

El retorno del Lapacho


El lapachito daba pena, parte de su altura descansaba sobre una pared y la mitad de sus raíces estaban al aire…

Me conmovió….

Parecía destinado al sacrificio.

Recordé a mi amigo de la carpintería, Don Víctor, que tenia un hermoso árbol de mango en el frente de la casa, nos daba todos los años la fruta amarilla, jugosa y de incomparable sabor.
Era también el solaz y el festejo de multitud de avecillas que se cobijaban en su copa al caer la tarde….

Víctor me pregunto…

==¿tengo que construir mi casa, será que debo tirarlo?
== Noo… ¡no vayas a hacer eso, ese hermoso árbol tardo como 50 años en llegar a ese tamaño!

Tuve temor de perder esas hermosas tardes de terere a la sombra refrescante de las grandes hojas verdes del añoso árbol……

Pero al final y lamentablemente sucedió….

La esposa de Víctor decidió que era mucho trabajo barrer las hojas muertas del mango todos los días…..

Decidí salvar al lapachito, intente enderezarlo empujando y trabando con algunas maderas.

Pero el grueso tronco debería pesar unos 300 Kilos y en la tracción para enderezarlo quizás se incrementaría otros 100….

Me detuve a pensar…

Luego de haber trabajado en los puertos recordé los guinches de vapor de los buques y los aparejos para levantar carga pesada….

Una palanca no me sirvió a pesar de la sabiduría de Arquímedes que dijo que con una palanca movería al mundo si tenía un buen punto de apoyo….

Pero si tenia dos poleas que podía usar con una gruesa cuerda, así que anclando una polea en el muro opuesto y otra similar solidamente asegurada al tronco del lapachito, logre mi propósito exitosamente….. ¡Enderece totalmente al arbolito!

Satisfecho por la obra realizada, me aboque a cavar bajo las raíces al descubierto, para humedecer convenientemente la tierra y cubrir y apuntalar firmemente el tronco…. Luego de quitadas las poleas el lapachito pareció despertarse de un largo sueño y quizás me lo imagine pero sus hojas parecían danzar suavemente como si estuvieran reviviendo…..

Pasaron varios años desde aquel suceso, sumergido en las tareas cotidianas el tiempo transcurrió aprisa… una tarde con desconsuelo descubrí que alguien había enrollado un alambre en su tronco, y estaba un poco fuera de mi alcance, así que decidí ir a buscar una escalera….

Alguien me llamo por teléfono en ese momento, luego un cliente me distrajo y volví a olvidar el asunto……

Esta tarde (día de la madre en Paraguay), me puse a colgar mi ropa recién lavada y mientras lo hacia observe que en el fondo un penacho verde y ondeante de un árbol de mas de 10 metros se erguía gallardamente meciéndose suavemente con la brisa…….. Inmediatamente….. Recordé mi compromiso…..
Salí corriendo hacia mi escritorio, saque un alicate de uno de los cajones, fui hasta el árbol y corte el alambre que lo tenia preso…. La corteza desbordaba por encima de trechos de la maldita horca de metal y me arrepentí de haberme tardado tanto…..
Al fin de la tarea apoye mi mano sobre el grueso tronco y le dije al Lapacho….

==¡Estas libre..Amigo!

Poemas en guaraní.
By: Lewis, Tracy,Delgado, Susy


En Guarani


pytangy, pytangymi,

che tajy.

Che pógui hoky va'ekue

mbohapy,

hakä jera,

osysyipa,

pe ára omoakäikaräi,

kuarahy oguerohory,

ojapichy vevuimi.

Ohasakuévo ro'y

ipoty poty mimi,

opuka, pukavymi,

pytangy, pytangymi,

che tajy.

--0O0--


En Castellano


rosados, suaves rosados,

mis lapachos.


De mis manos emergidos,

los tres

desatan sus ramas,

tiemblan enteros,

peinan el cielo,

arrullan al sol,

lo acarician levemente.

Cuando ha pasado el invierno,

florecen tímidamente,

sonríen discretamente,

rosados, suaves rosados,

mis lapachos.

1 comentario:

MaRiLu dijo...

El Lapacho en flor aun sigue siendo símbolo de muchos barrios asuncenos y del interior.

”…Mancha de luz verde al borde del camino, jalón del campo y corazón del viento, árbol que tiene para sí el destino/ de ser primavera en todo tiempo.”José-Luis Appleyard